Los frutos del Espíritu en la vida del catequista