Tienes un fin de año difícil?

Estamos casi a fin de año, noviembre y diciembre marcan esta particular época donde un sin fin de emociones reaparecen cada año, todos esperamos esta época donde cada uno tiene una mirada distinta y a la ves muchos una visión marcada por cosas mas generalizadas como por ejemplo, terminar un año mas de escuela, terminar la secundaria, salir de vacaciones, armar el arbolito y preparar las fiestas de Navidad y Año Nuevo, todo esto marca en el calendario y la vida de todos al menos de la gran mayoría.

Pero también estamos viviendo un tiempo litúrgico nuevo, el Adviento que significa Adventus, venida; cuando todos los católicos esperamos la venida de Jesús como hombre al mundo, es decir, celebramos la primera venida, recordándola cada año como la Madre Iglesia nos ha enseñado a lo largo de los siglos, este tiempo marca el inicio de un nuevo año litúrgico para todos nosotros miembros de su Iglesia.

El Adviento es un tiempo para prepararnos para el nacimiento de Jesús en cada familia cristiana, como todo nacimiento es preparado y esperado tan ansiosamente por los padres y familiares del niño por nacer. Así también Maria y José se prepararon para que el pequeño Jesús tuviera un nacimiento lo mas cálido posible dentro de sus muchas necesidades, todos sabemos que no tenían todo lo que hoy tenemos nosotros. Estos cuatro domingos antes de Navidad es el tiempo para ir preparando nuestro corazón y nuestra mente para que Jesús nazca espiritualmente de nuevo en cada uno y nuestras familias.

Y si las cosas no están muy bien en mi vida y mi alrededor?

Muchas veces, llegamos a esta época del año con muchas cargas de todo tipo, preocupaciones, estres laboral, estudios que no pudimos terminar, y cuestiones mas personales o familiares, como conflictos y crisis matrimoniales, de pareja o divisiones familiares o enfermedades; cuando justamente es cuando deberíamos estar mas unidos, y un largo etc. Aquí parece que todo pierde el color, dependiendo de cuan heridos estamos, mas o menos influenciados estamos con los problemas de nuestros seres queridos por ejemplo, esto de época festiva se pierde en lo superficial y vano, dejamos de ver el objetivo, ya no tiene sentido nada y hay nada que festejar, por supuesto todo esto cuando perdemos de vista a quien verdaderamente debe importar en estas fiestas, Jesús.

Aveces estos problemas nos alejan de Dios y el nacimiento de su Hijo Jesús, pero es cuando las pruebas nos tienen que acercar de alguna manera a Él, no es tarea facil ya que los mismos problemas nos desvian del objetivo, nos distraen, y pensamos que Dios esta lejos y que todo no tiene sentido para mi, porque tenemos esa sensación que nos ha abandonado, que nos hemos alejado de Dios y sentimos a la Iglesia ausente y despreocupada por mi, vemos a la gente dentro de ella totalmente impasible ante mis problemas, como desinteresados metidos en sus vidas y lo peor, diciendo a viva vos y cuan buena gente son, llenos de misericordia son sus palabras y no la practican contigo; es la sensación que crees todo está contra tí. Es cuando mas necesitamos a Dios y los hermanos pero cuando mas sentimos que no están.

Claro, todo esto porque tengo un problema no porque realmente Dios no este presente, puede que los hermanos realmente no estén, pero Dios aunque no lo sintamos cerca, está mas cerca que nunca pero respetando distancia para que yo haga el esfuerzo de encontrarlo y pedirle la ayuda que tanto necesito, que casi siempre es espiritual y emocional, que es cuando solo Dios puede sacarte adelante.

Solo Dios basta decía San Agustín, y es justo cuando menos sentimos que es asi, sentimos que todo nos falta, compasión, que nos escuchen, nos entiendan, consuelo, consejos, etc. un oído amigo que este para nosotros, nuestros seres queridos mas cerca, mi esposa/o queriendome mas y todo esto te hace pensar que seas el centro del universo pero no es asi, necesitas de Dios esa es la unica verdad, todo lo demas es supeficial, las personas te dejarán de lado hasta los mas cercanos, pero Dios no lo hará.

Me animé a escribir este breve texto animado por un ferviente deseo de salir de una crisis personal que estoy viviendo justo en esta época; en realidad es una crisis matrimonial, pero sin entrar en detalles, solo digo que en medio de las sombras de la angustia, estoy plenamente conciente que solo Jesús Niño puede renovar mi vida y restaurar mi mtrimonio, solo Él, nada ni nadie mas.

No quiero ser extenso, mas bien quiero dejar un mensaje claro y corto, no te desanimes en esta época del año cuando todo debería ser festivo y tu mundo esta al borde del abismo, no hagas como el chiste; “estaba al borde del precipicio y decidí dar un paso adelante…” que ese paso adelante sea en dirección a Dios, que entiendas en medio de tus angustias que solo Dios puede sacarte de tu problema por mas profundo y difícil que sea y lo muy imposible que te parezca.

Confía en Él mas en estos tiempos dificiles, buscalo en el Sagrario, visitalo en la capilla, ora insistentemente en las noches, invoca al Espiritu Santo y hablale como a un amigo. Tendrás respuestas insospechadas en los momentos menos pensados.

Animo querido lector, por experiencia propia te digo, esta dificil pero para Dios no hay nada imposible.

Javier Cristaldo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *