John Wick y mi deseo de eliminar por completo mi adicción a la pornografía

Hace unos días me encontré un video que me pareció muy rico y movilizador. Es de un sacerdote que analiza la película «John Wick» desde una perspectiva cristiana.

Relaciona esta película con algunos aspectos de nuestra vida que nos hacen caer en pecado. Como por ejemplo la pornografía, ya sé que suena confuso ¿qué tiene que ver John Wick con la pornografía? Pero luego de que veas el video todo quedará más claro.

El padre Xavier menciona algunas frases que podemos conectar con esta adicción y que nos sirven para reflexionar de manera más profunda sobre los efectos que tiene la pornografía en nuestra vida a nivel espiritual y emocional.

1. «Nuestros actos tienen consecuencias»

La frase completa dice: «Nuestros actos tienen consecuencias y aunque creamos que ya están olvidados, si hemos hecho un pacto con quien no deberíamos, terminaremos pagando las consecuencias».

Es una frase fuerte y que puede generar un poco de dolor. Si bien es cierto que tenemos que aprender a perdonarnos porque Dios ya nos perdonó, no podemos ser ingenuos. Tenemos que aceptar que en el pasado «hemos hecho un pacto con la pornografía».

Muchas personas en las sesiones de coaching me preguntan por cuánto tiempo tendrán esas imágenes en la cabeza. Muchos se sienten culpables, otros no pueden manejarlas cuando vienen de improvisto. Las consecuencias de la pornografía pueden quedar en nuestro cerebrodurante muchos años.

Es por eso que tenemos que ser conscientes de que el demonio y nuestro hombre viejo van a querer hacernos tentar con imágenes del pasado. Con ese «pacto» que alguna vez hemos hecho, para convencernos de volver a saborear ese gustito agradablemente amargo. Pero no te asustes, al contrario, si hay lucha y batalla significa que estamos peleando. Lo complicado sería que siguiéramos atados a ese pacto.

2. Has hecho un «pacto con la pornografía»

Lo has hecho para que por unos segundos sientas que tienes el control y que alguien, por lo menos en tu imaginación, te desee ardientemente. Una vez más otra frase con mucha fuerza. A veces no somos conscientes de esto y vale la pena traerlo frente a nuestros ojos.

Quienes hemos visto pornografía, deseamos ser amados ardientemente.Y me pregunto: ¿Quién no? ¿quién no quiere ser amado?, ¿quién no disfruta sabiendo que hay alguien que piensa en uno? Y aquí hay que darle un aplauso a la pornografía. Porque miente tan bien, que nos hace creer una y otra vez que ella nos ama ardientemente.

Y al mentirnos de esa manera, nos hace creer que nadie nos va a amar tanto como ella. Y así nos podemos ir transformando en personas desconfiadas, lejanas, que muestran poco afecto.

¿Por qué sucede esto?

Porque la pornografía me ha hecho creer que nadie me puede amar, que no soy digno o digna del amor de alguien, que no soy lo suficientemente lindo, inteligente o interesante como para ser amado. Es ahí cuando uno empieza a creerse la mentira de la pornografía y empieza a preguntarse: ¿Acaso yo voy a quitarle el sueño a alguien? ¿Acaso yo puedo ser capaz de enamorar a alguien?

Ante esta mentirosa y agotadora certeza, quien mira pornografía solo confiará en sus momentos de soledad y «control», porque es más fácil quedarse con ella que hacer el esfuerzo por conocer a alguien y correr el riesgo de ser rechazado.

O más confuso aún, «correr el riesgo» de que alguien se enamore de nosotros. Pero hay esperanzas. Porque la pornografía no sabe que en el momento de mayor dolor y soledad, es cuando brotará de ese corazón herido, la semilla del amor de su Creador y Redentor.

Esa semilla que se transformará en la loca y descabellada certeza de que sí soy amado más allá de mi apariencia física, mi inteligencia o cualquier otra aptitud y mérito humano. Eres amado gratuita y ardientemente por el hecho de que eres y existes, nada más.

Y a partir de ahí, puedes aprender a amar como eres amado. Y me animo a terminar con un juego de palabras: en la medida que te ames al saberte amado, alguien más se enamorará ardientemente de ti, querido lector. Pero no desesperes, confía en el Señor y da lo mejor de ti. ¡Ten los ojos abiertos al amor real!

Artículo elaborado por Matías Conocchiari

Tomado de: https://catholic-link.com/john-wick-pornografia/ a la fecha de: 29/11/2019

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *