¿Debo dedicar más tiempo para rezar o para hacer apostolado? 3 puntos para aclarar el dilema

¿Rezar más o hacer apostolado? Tranquilo… no eres el único que se ha hecho esta pregunta. Mi reflexión de hoy es para los que descubrimos en nuestra vida un llamado claro al anuncio del Evangelio.

Para todos aquellos que sentimos en las venas ese mandato del Señor a anunciar la Buena Nueva a todos los Pueblos, en todos los rincones de la tierra.

¿Cómo no querer compartir con todos el tesoro invaluable que llevamos como vasos de barro?, ¿les ha sucedido que a veces se sienten «entre la espada y la pared», con el tiempo que debemos dedicar a la oración y el que debemos dedicarle a nuestras responsabilidades apostólicas?

Esos días en que estás tan ocupado y contra el reloj con algún encargo pastoral, que se te hace muy difícil tener ese espacio de oración, que sabemos que lo necesitamos.

Ese «tira y jala» que por un lado, nos lleva al encuentro íntimo con el Señor, pero, por el otro, nos quiere remitir a salir al encuentro de los demás, aparece —sin que lo queramos— como una contradicción.

Lo comparto así, pues muchas veces es una experiencia que tengo, y es algo que vengo meditando, rezando y conversando con mi director espiritual.

¿Cómo conciliar de forma armónica esas dos fuerzas que te llevan o sacan de tu interior? Si recurrimos un poco a los términos de física, que estudiamos en el colegio, hay una fuerza centrífuga y otra centrípeta.

En vez de oponer, unificar

Pienso que, en vez oponer o dividir, debemos buscar el punto donde se unen ambas necesidades o responsabilidades como buenos cristianos.

Finalmente, el Señor nos pide que lo busquemos, que tengamos una relación de amor con Él. Y a la vez, que lo anunciemos a todos los hombres, que todos lo conozcan.

Por lo tanto, no pueden ser «dos fuerzas» que se opongan. La clave está en la comprensión que tenemos del «por qué» hacemos una u otra responsabilidad.

Deseo compartir algunas conclusiones que tengo sobre esto, con el anhelo de que les sirva para su propia vida como cristianos comprometidos, y porque no, para nuestra propia santidad.

Tengamos en cuenta una cosa

Antes de mencionar tres ideas que pueden brindarnos luces importantes e interesantes para comprender esta aparente contradicción, y estar más en paz conmigo mismo, sin sentirnos culpables por no rezar lo suficiente o creer que no le dedicamos el tiempo necesario para hablar de Dios, pensemos lo siguiente:

La oración o el apostolado no son un fin en sí mismos. ¿Qué quiero decir con esto? La práctica continua de ejercicios espirituales son un medio para que pueda tener un encuentro personal con Dios.

Por otro lado, todas las actividades que hago apostólicamente sean charlas, talleres, retiros y muchas otras posibilidades, no tienen sentido si es que no llevan a las personas —así como con la oración— al encuentro con Dios.

Si esto ocurre —así es mi experiencia— yo también, a través de esa actividad apostólica, me encuentro con Dios.

1. Hablemos del encuentro con Cristo

hacer apostolado, ¿Debo dedicar más tiempo para rezar o para hacer apostolado? 3 puntos para aclarar el dilema

Esta es la primera reflexión que me gustaría compartir. Hagamos un breve examen de conciencia, y preguntémonos ¿qué busco en la oración o en el apostolado?

¿Estoy simplemente cumpliendo unos requisitos para ser un «cristiano perfecto», o un «cumplidor de la ley», al estilo farisaico?

O ¿mi preocupación es, en verdad, mantener una relación con Cristo, y un esfuerzo para que otros también puedan vivir ese encuentro?

La diferencia de ambas posturas es muy clara. En la práctica podría parecer que estamos haciendo lo mismo. Las demás personas, que nos miran, pueden incluso decirnos qué tal ejemplo de cristianos somos… pero la intención de fondo, que anima ambas actitudes, son muy distinta.

Por un lado, hay una preocupación —me atrevería a decir— vanidosa y con cierta soberbia espiritual, mientras que la otra postura —respectivamente— nos mueve a una actitud humilde.

De quiénes se perciben necesitados de la gracia y vida del Señor, y entienden el apostolado como un llamado, desde el bautismo, a colaborar en la obra y misión de la Iglesia, y no como un triunfo o mérito personal.

No olvidemos que somos simples siervos, indignos e infieles

Que no podemos hacer nada para ganarnos, por nuestros propios méritos, todo lo que Dios nos ha dado. Cumplimos lo que debemos cumplir, y punto. ¡Nada más!

No soy negativo, soy realista. A veces creemos que por ser cumplidores de la ley, merecemos ser reconocidos, no solo ante los demás, sino ante Dios mismo.

Siempre seremos pecadores, y por más buenas obras que hagamos, el único mérito que nos concede santidad y felicidad es el amor de Cristo, que se entregó por nosotros en la cruz.

Reconozco todas las obras buenas que podamos hacer, y eso nos debe alegrar… por supuesto. Pero si nos empieza a llevar hacia la vanidad, y olvidar nuestra condición de pecadores, entonces algo no «huele bien». A eso me refiero.

Evidentemente, nos toca ser fieles y obedecerlo al Señor si realmente lo amamos. «A Dios rogando y con el mazo dando», nos recuerda un dicho muy popular.

No nos olvidemos que, en esta vida, todo es vanidad de vanidades. Y tanto nosotros, como las personas a quiénes ayudamos apostólicamente, necesitamos ese encuentro amoroso con Cristo.

2. Estamos llamados al amor

¿Rezar o hacer apostolado? ¿Cómo tener un equilibrio?

Romano Guardini, un gran teólogo, decía en su libro «La esencia del cristianismo», que lo esencial de la vida cristiana es la relación personal de amor con Cristo.

Todo lo demás, desde el cumplimiento de los Mandamientos, hasta la vivencia de la solidaridad, son por supuesto, importantísimos.

Pero no tienen sentido si no brotan desde ese encuentro personal con Cristo. De ahí se nutre nuestro corazón, y puede crecer el amor de Dios en nuestro interior.

Por lo tanto, aplicando esta vocación cristiana, tan claramente descrita, sea en mi vida de oración personal, sea a la hora de ejercer la evangelización, la pastoral o el apostolado, debe ser ocasión para vivir el amor.

Es el llamado que tenemos todos como personas, creados a imagen de Dios. Así como cada Persona de la Santísima Trinidad, nosotros también, estamos constituidos para vivir el amor.

Persona es, precisamente, un ser para el encuentro

Para la relación, la comunicación. Si vemos nuestra vida cristiana de esa manera, entonces no hay razón para oponer o polarizar la relación con Dios y los demás.

Acordémonos de lo que nos dice san Juan, en su primera carta. Cómo el amor a Dios, se ve reflejado en el amor a los demás. Miente el que dice que ama a Dios, pero no ama a los demás.

Así que —creo yo— la pregunta más bien no es si debo rezar más o hacer más apostolado, sino cómo organizo mi vida.

cómo priorizo —por supuesto —mis momentos de encuentro personal con Dios. Valiéndonos siempre del sentido común, puesto que algunas veces sin lugar a duda, nos tocará dedicar todo el día al apostolado, y probablemente, no tendremos ese rato de oración que deseamos.

Pero no debería ser motivo de recriminación, sino de una constatación, desde nuestra libertad como hijos de Dios, que «ese día» determinado, fue necesario dedicarle más tiempo al amor al prójimo.

Vale la pena decir que en mi experiencia personal, cuando tu labor apostólica brota de tu encuentro con el Señor, y tiene como objetivo ayudar a que los demás se encuentren con Él, y no es una búsqueda personal de aprobación vanidosa, naturalmente, se da un encuentro con el Señor.

¡Cuántas veces he derramado lágrimas, en esos minutos maravillosos, en los que me descubro un instrumento de Dios, ayudando a que otras personas se acerquen más al Señor!

3. Nuestro horizonte es dar gloria a Dios

¿Rezar o hacer apostolado? ¿Cómo tener un equilibrio?

No siempre, pero muchas veces, antes de empezar alguna actividad apostólica, me acuerdo de un lema ignaciano que decía: «Para mayor gloria de Dios, y salvación de los hombres».

En realidad, es una afirmación básica de doctrina cristiana. Todo lo que hacemos es para la gloria de Dios. Toda nuestra vida es para la gloria de Dios.

San Ireneo decía que, el hombre es la gloria de Dios. Y la gloria del hombre es ese rendir culto agradable a Dios. De modo que, sea lo que sea, hagamos lo que hagamos, siempre debemos dar gloria a Dios.

Dicho esto, me parece claro que tanto en mi vida de oración como en el apostolado, estoy llamado a glorificar a Dios.

Dejemos a un lado el conflicto o la contradicción

¿Para qué generar un conflicto de intereses o aparente contradicción? Más bien, entendamos que —con madurez y sensatez— debemos encontrar el sano equilibrio para estar a solas con el Señor.

O preocupados por llevar a otros a ese encuentro con Dios. Mi experiencia es que cuánto más te dedicas a la labor evangelizadora, más experimentas la necesidad de esa relación y encuentro con Dios amor. Y lo mismo, al revés.

Les exhorto pues, a que no caigamos en falaces oposiciones o polarizaciones, que solo generan insatisfacción y descontento.

Comprendamos el camino cristiano del encuentro con Cristo, que se traduce en una vida que sobreabunda de amor y busca ser un acto constante de gloria a Dios.

Quisiera terminar con un lema que creo yo, puede ayudarnos a descubrir ese equilibrio: «Oración para la vida y el apostolado, vida y apostolado hechos oración».

Tomado de: https://catholic-link.com/tiempo-rezar-apostolado/ a la fecha de: 27/06/2021

El Triunfo de la Santa Cruz

Los libros litúrgicos contienen dos fiestas dedicadas al culto de la Cruz: La Invención de la Santa Cruz, el 3 de mayo, y la Exaltación, el 14 de septiembre.
La Exaltación de la Santa Cruz, también conocida como Triunfo de la Santa Cruz, es una fiesta religiosa de la Iglesia Católica, la Iglesia

Leer Mas »

Donde estamos

Sobre nosotros

La Lámpara web es un sitio católico, fiel al Magisterio de la Iglesia, creado por Javier Cristaldo, con sede pastoral en la Parroquia Ntra. Sra. de Fátima 

Garupá Misiones República Argentina